martes, 13 de marzo de 2007

Con la iglesia hemos topado

Hay que ver lo curioso que resulta analizar, aunque sólo sea por encima, el entramado eclesiástico que tenemos montado en Roma.

Por un lado promulgan una fe que esta basada en el amor al prójimo, en la pobreza, en rechazar lo material para disfrutar del paraíso, etc.. Luego uno se encuentra con decisiones que son del todo incongruentes con todo aquello que proclaman.

Como muestra esta lo que ha sucedido hoy. Resulta que prácticamente han excomulgado a un sacerdote salvadoreño, uno de los fundadores de la llamada "teoría de la liberación", por mantener una visión de la figura de jesucristo distinta a la que tienen ellos.

La llamada "Teoría de la Liberación" es una corriente de pensamiento entre varios teólogos que se basan en la figura histórica de Jesús y no tienen tan clara la variante divina. Algunas de sus doctrinas son las siguientes:


1. La salvación cristiana no puede darse sin la liberación económica, política, social e ideológica, como signos visibles de la dignidad del hombre.

2.Eliminar la pobreza, la explotación, las faltas de oportunidades e injusticias de este mundo.

3.Garantizar el acceso a la educación y la salud.

4.La liberación como toma de conciencia ante la realidad socioeconómica latinoamericana.

5.La situación actual de la mayoría de los latinoamericanos contradice el designio histórico de Dios y la pobreza es un pecado social.

6.No solamente hay pecadores, hay víctimas del pecado que necesitan justicia, restauración.

7.Todos somos pecadores, pero en concreto hay que distinguir entre víctima y victimario.

8.Tomar conciencia de la lucha de clases optando siempre por los pobres.

9.Afirmar el sistema democrático profundizando la concientización de las masas acerca de sus verdaderos enemigos para transformar el sistema vigente.

10.Crear un “hombre nuevo” como condición indispensable para asegurar el éxito de la transformación social. El hombre solidario y creativo motor de la actividad humana en contraposición a la mentalidad capitalista de especulación y espíritu de lucro.

11.La libre aceptación de la doctrina evangélica, es decir, primeramente procurar a la persona unas condiciones de vida dignas y posteriormente su adoctrinamiento evangélico si la persona quiere.

Es decir, una visión mas humana de la religión y lógicamente más útil.

Pues nuestro querido Papa - Inquisidor Ratzinger y su querida Organización por la Doctrina de la Fe (antigua Inquisición), han decidido inhabilitar a este sacerdote, de origen español, aunque afincado desde hace tiempo en El Salvador, Jon Sobrino, por que estos pensamientos no son compatibles con la fe católica y la doctrina de Roma. Dicen que son pensamientos mucho más cercanos al Marxismo.

Pues si, esta es nuestra iglesia. La que debería ayudar a los pobres, la que, segun sus mismas sagradas escrituras, representa a "aquel que vino a salvar a los hombres", rechaza que un grupo de sus sacerdotes apliquen eso mismo, ayudar a los seres humanos.

Después de esto, ¿ qué vamos a esperar de la religión católica?.

Ánimo a los precursores de esta teoría de la Liberación, ojalá algun día el Papa sea alguno de los suyos. Entonces, y sólo entonces, posiblemente cambie mi opinión de la religión.