martes, 20 de marzo de 2007

Neofascismo en Polonia

Es una vergüenza que se esté permitiendo que un miembro de la UE actúe de la manera que lo están haciendo los polacos.

Primero fue la retirada de las ayudas gubernamentales y el repudio institucional a los miembros de las Brigadas Internacionales y los combatientes de la II Guerra Mundial, a los que se acusa de traidores a la patria por ser, en su mayoría, comunistas. Se les han retirado sus nombres de calles, monumentos e incluso de libros de historia. ¡ Esa gente luchó contra el exterminio masivo de judíos en los guettos de Varsovia y Cracovia, y por la liberación de su país del régimen nazi de Hitler, y ahora son tratados como traidores!.

Por si eso fuera poco, luego se les ocurre sacar otra ley mediante la cual miles de ciudadanos anónimos deben responder si colaboraron con la policía del régimen comunista, desaparecido hace 17 años. ¡A saber lo que les espera a aquellos que lo admitan!.

Y lo último es la nueva ley de educación, según la cual se perseguirá a todo aquél que manifieste o haga apología de la homosexualidad en centros de enseñanza. Si un profesor admite en clase su homosexualidad será despedido y se enfrentará a penas de cárcel.

Es decir, primero se cargan la memoria de aquellos que lucharon contra el fascismo y contra los nazis, luego buscan represalias contra los militantes comunistas y finalmente se cargan la libertad de expresión y los derechos humanos. ¿Qué será lo próximo, señor Kaczynski, abolir las próximas elecciones o reabrir Ausswitz para quemar dentro judíos, homosexuales y comunistas?.

El gobierno de Polonia está demostrando ser la reencarnación del partido Nazi de Hitler, estmos viendo surgir una nueva ola neofascista que amenaza la integridad y la libertad de los ciudadanos polacos. Para colmo es un miembro de la UE, así que habría que actuar y hechar a esos perros fascistas a la carcel para que se pudran.